Todo sobre el sistema de frenos: consejos prácticos

El sistema de frenos de un vehículo es de sus sistemas más importantes. Esto se debe a que es el principal medio de protección que tiene el conductor cuando va en medio de la carretera. Por si no lo sabes, es gracias al sistema de frenos que tienes la posibilidad de disminuir la velocidad del automóvil cuando esté va en marcha y es necesario hacerlo. Sin embargo, debido a su uso constante, también es de las partes que más rápido y con mayor facilidad se desgastan. Aquí, aprende en este artículo todo sobre el funcionamiento del sistema de frenos y el correcto mantenimiento que debes tener.

¿Cómo funciona el sistema de frenos?

El sistema de frenos de cualquier automóvil funciona gracias a una ley de física: la ley de inercia. Funciona correctamente por el principio básico de la fricción, que se trata de un cuerpo que se pone en contacto con algún otro pero en direcciones distintas. En el proceso de la fricción hay dos elementos importantes: el área de contacto y la fuerza aplicada. Por lo tanto, en el caso de los vehículos, el área de contacto lo forman los discos, las pastillas de freno, las llantas y la superficie.

El sistema de frenos funciona porque el disco y las pastillas de freno, friccionan. Este sistema de frenos es el más utilizado en los automóviles porque es el que más efectividad tiene. Por su parte, el líquido de frenos funciona como la suficiente presión sobre los pistones, y a su vez, eso mueve las pastillas. Los discos usados en los sistemas de frenos, normalmente, están confeccionados con acero y grafito laminar. Por lo tanto, eso hace que todo el conjunto de sistema tenga una vida útil mucho más larga y duradera.

¿Cómo cuidar correctamente el sistema de frenos de tu automóvil?

Debido a la importancia que tienen los frenos en el automóvil, es necesario cuidarlos y mantener un correcto mantenimiento para alargar su vida útil. Hay dos consejos fundamentales para lograrlo. En primer lugar, debes vigilar el kilometraje de tu automóvil y verificar el sistema de frenos, al menos, cada 20.000 km recorridos. Si dejas correr más tiempo y más kilómetros, podrías poner en riesgo tu vida y la vida de los que te acompañan. Por eso, también es fundamental hacer una buena inversión en los componentes que incluyen el sistema de los frenos; es decir, las pastillas, el líquido de frenos, entre otros.

Por otro lado, un buen consejo para cuidar los sistemas de frenos es conducir prudentemente. Hacerlo de una manera acelerada o que te lleve, constantemente, a dar frenazos, tendrá como consecuencia el desgaste más pronto de tu sistema de frenos. Asimismo, si notas alguna falla en tu automóvil como vibración en el freno, temblor al apretar el freno o algún ruido extraño, no dudes en llevarlo con tu mecánico de confianza. Estas, son algunas de las señales más comunes que indican que hay algo que no está marchando correctamente en el automóvil.

Deja una respuesta