Correa de tiempo: determina la vida de tu motor

La correa de tiempo en un motor es una de las partes más importantes de cualquier automóvil. Para optimizar su funcionamiento y alargar su vida útil es imprescindible aprender a hacer el debido mantenimiento de las piezas correctas, de la mejor forma. En este artículo, aprenderás varias cosas que debes conocer sobre la correa del tiempo, su funcionamiento, su optimización y algunos consejos para hacer más duradera su vida útil.

¿Cómo funciona la correa de tiempo de mi motor?

En primer lugar, debes saber cuál es la correa de tiempo y cómo se articula su función en el uso del carro. Hay que entender que cuando el automóvil se enciende, se inicia un proceso de fuerza. Al momento de girar la llave, se envía un impulso eléctrico a varias partes del motor y así es como se enciende y comienza a girar la correa de tiempo. Entonces, esta pieza es la encargada de coordinar el movimiento del eje del motor (cigüeñal), y hacer que las válvulas se abran y se cierren sin que los pistones golpeen.

La correa de tiempo suele estar hecha de caucho, goma y nylon. En su cara interior tiene un diseño estriado que le permite encajar correctamente con las poleas. También, puede ser una cadena y, en ese caso, el material sería metálico y bastante parecida a la cadena de una bicicleta, pero mucho más gruesa. Cualquiera de las dos maneras funciona bastante bien al motor de tu automóvil.

Sin embargo, cada una de estas presentaciones tiene sus propias ventajas. Por ejemplo, si tienes una correa en vez de una cadena, será mucho menos ruidosa y también, es más económica. No obstante, la cadena metálica tiene una duración aproximada de 250.000 km y la cadena sólo entre 70.000 y 120.000 km, por lo tanto, su cambio debe ser más frecuente.

¿Cómo puedo hacer más larga la vida útil de la correa de tiempo de mi motor?

Si tu correa de tiempo se daña, lo más probable es que debas sustituirla por completo. Esta es una de las averías más complejas (y frecuentes) que puede tener tu automóvil. Pero, actualmente, tienes opciones para alargar la vida útil de la cadena de tiempo. En el mercado existe la opción de comprar una correa húmeda. La diferencia entre estas y las convencionales es que vienen bañadas con el aceite del motor. Esta característica evita que las correas de tiempo se sequen y pierdan elasticidad con el tiempo, aumentando su vida útil. El modelo de correa de tiempo húmeda viene con un revestimiento hecho de teflón en su parte interior.

Recuerda que, de todas maneras, la cadena de tiempo debe cambiarse cada cierto tiempo porque se desgasta con los kilómetros recorridos. Si tu uso es moderado, deberás cambiar la correa de tiempo aproximadamente entre cada cuatro y seis años.

Puedes reconocer una falla en esta parte del automóvil si comienzas a tener ruidos extraños en la transmisión, o si el motor de automóvil empieza a temblar. Si tienes dificultad para arrancar, exceso de humo por el tubo de escape o problemas para mantener el automóvil arrancado son algunas de las señales que tu automóvil te puede estar dando para que cambies la correa de tiempo del motor. Siempre debes estar atento del estado de la cadena de los tiempos, para que tu carro esté siempre en óptimas condiciones.

Deja una respuesta